2017 ¡EN LUNA NUEVA, LUNA LLENA! 2018

Temporada XXVII


Los Ojos
Abiertos de Ella
 
de Raquel Diana
con Marcela Ferlito
& Micky Thomas
"Los ojos abiertos de ella" recibió en el año 2000
el Primer Premio en el Concurso Literario
de la Intendencia Municipal de Montevideo.

Nominaciones en el 7o. Festival de Teatro Hispano del Comisionado Dominicano de Cultura, New York, 2017: Micky Thomas, Mejor Director; Marcela Ferlito, Mejor Actriz; Pablo Guillén, Mejor Iluminación; Micky Thomas & Marcela Ferlito, Mejor Vestuario.

La vida, el amor o la muerte... sucesos, encuentros y recuerdos de Ella... sentimientos de dolor, amor, ternura en espacios y tiempos diferentes... De una de las plumas más importantes del teatro latinoamericano contemporáneo.

In Spanish only

Viernes, Nov. 10, 2017, 8:00pm
Sábado, Nov. 11, 2017, 8:00pm
Domingo, Nov. 12, 2017, 4:00pm
Viernes, Nov. 17, 2017, 8:00pm
Sábado, Nov. 18, 2017, 8:00pm
Domingo, Nov. 19, 2017, 4:00pm

en la Casa de la Luna

4020 Georgia Avenue, NW, Washington, DC 20011

(Estación de Metro Georgia Ave/Petworth Líneas 'Green' & 'Yellow')

Estacionamiento Gratuito en la Calle

Boletos $25 Regular
$20 Estudiantes & Mayores (60+)
 

Galería de Fotos


Fotos: Justa Gutiérrez


Críticas de Prensa


LOS OJOS ABIERTOS… DEL TEATRO

por Yoimel González Hernández

Marcela Ferlito y Micky Thomas vuelven al ruedo teatral luego de su anterior puesta en escena: Nuestra señora de las nubes. Antes y ahora con su nuevo espectáculo Los ojos abiertos de ella, la actriz y el director y actor vuelven a la idea del teatro como memoria y catarsis del ser humano.

Los ojos abiertos de ella, de la uruguaya Raquel Diana, es un texto duro, difícil para la sensibilidad narrativa y sensacionalista que promueven hoy las telenovelas y las series televisivas. Entre los retos que presenta el texto para su puesta en escena están los saltos entre escenificación y narración en boca de los personajes, el elaborado lenguaje poético del texto y la desconexión cronológica de los acontecimientos que presenta la obra. Todo esto es un reto para el director y para los actores y levanta varias preguntas: ¿cómo los actores convierte en cuerpo y sentido las palabras de la autora? ¿cómo hacer “representable” el amasijo de sensaciones, visiones y fragmentos de memoria que conforman el texto de Raquel Diana?

“Hay un escenario. Entra una mujer. La mujer camina”: así comienza el espectáculo que presenta los recuerdos de Ella, los paisajes de su vida, flashazos de momentos de dolor y de placer, de amor y odio. Estos recuerdos, salidos de las entrañas del personaje Ella, van haciéndose materia visible en los cuerpos de Marcela Ferlito y Micky Thomas. Ellos logran “traducir” con éxito el texto en un espectáculo atractivo y ecléctico, sugerente, a ratos simpático, y en su mayor parte comprometido, intenso y sugerente. Marcela Ferlito en el personaje Ella se entrega completamente en su rol demostrando su capacidad para encarnar personajes y hacerlos hablar a los espectadores. Sin embargo, Micky Thomas, en su rol de actor, encarna de manera más coherente su personaje y el espíritu del texto. Su entrenamiento como actor, deudor de la escuela brechtiana, de Santiago García y de los cubanos Teatro Buendía y Flora Lauten, potencian al máximo los recursos que el texto le presenta. Durante toda la obra, MIcky abandona y regresa a su personaje, mira al espectador, lo reta con su mirada. De esta manera el actor se convierte en el espectador por excelencia de las peripecias de Ella. Él la observa y la.reta con sus parlamentos, la conecta con nuevos recuerdos y la abandona a su suerte en su constante divagar. Él es al actor con el potencial para encarnar personajes como este, típicos de la dramaturgia internacional contemporánea más reacia de los cánones del drama clásico.

El diseño escenográfico responde en buena medida al espíritu del texto y a la propuesta escénica. Un baúl desde el centro del escenario se convierte en mesa, ataúd, barco, cuerda floja, banco y rambla. Todos los objetos utilizados en el espectáculo van saliendo del baúl de las manos de los actores, como en una caja de pandora de la que aparecen los suplementos para que Ella dé rienda suelta a sus obsesiones y recuerdos.

La banda sonora del espectáculo, escasa y precisa, apoya certeramente cada momento en que es desplegada. Gracias a la vida y Ne me quitte pas refuerzan la idea de añoranza por el pasado, de conexión profunda con los sentimientos de Ella, de una mujer, de cualquier mujer que delira con su pasado, con la inmovilidad física como prisión corporal, con la represión política y doméstica.

Al pensar en las historias de represión y control de cuerpo femenino en América Latina y en pleno debate en Estados Unidos a partir del descubrimiento de violaciones sexuales en altos niveles del mundo artístico y político del país, Los ojos abiertos de ella se convierte en un espacio para repensar los temas de género, mujer, corporalidad, poder y memoria. Los ojos… es un canto a la libertad de la mujer, a la necesidad de verbalizar las frustraciones y represiones en y sobre el cuerpo femenino. El personaje de Ella puede ser cualquiera de las mujeres más cercanas a nosotros y Teatro de la Luna, Marcela y Micky están ahí para recordárnoslo, para regalarnos un momento para escuchar sus voces. Para eso, entre otras muchas cosas, también existe el teatro.

 

 

TICKETS
Regular $25
Estudiantes &
Mayores (60+)
$20