POETS


Juan
Manuel 
Rodríguez
Tobal

contact: fainetai@terra.es

Was seen on our stage in:

XV Poetry Marathon


Nace en Zamora en 1962. Licenciado en Filología Clásica por la Universidad de Salamanca, se desempeña como profesor de latín y griego en Zamora desde 1985.  Ha publicado los siguientes libros de poemas: Dentro del aire (Sevilla: Algaida, 1999; Premio Ciudad de Badajoz); Ni sí ni no (Madrid: Hiperión, Colección Ajonjolí, 2002); Grillos (Madrid: Rialp, Colección Adonais, 2003; Premio Internacional de Poesía San Juan de la Cruz).

Es, además, traductor de obras de autores líricos grecolatinos. En esta vertiente ha publicado traducciones de: Safo. Poemas y fragmentos (Madrid: Hiperión, 1990, 5ª Ed. 2003); Catulo. Poesía completa (Madrid: Hiperión, 1991, 5ª Ed. 2003); Safo. (Grijalbo Mondadori, 1998); Safo. Poemas y fragmentos (Barcelona: Orbis, 1998); Catulo. Algunos versos más desvergonzados (Grijalbo Mondadori, 1999); Ovidio. Arte de amar (Madrid: Hiperión, 1999, 2002); Anacreonte. Poemas y fragmentos (Segovia: Pavesas, Hojas de Poesía, 2000); El ala y la cigarra. Fragmentos de la poesía arcaica griega no épica. (Madrid: Hiperión, 2005). Teognis. Elegías (Tarazona: Casa del Traductor, 2006);  así como algunas canciones de la lírica popular y de banquete de la Grecia arcaica (aparecidos en El Extramundi y los Papeles de Iria Flavia, 2004).

De su libro de poemas Dentro del aire ha dicho Álvaro Valverde: “Esta poesía es clásica, antes que nada por intempes­tiva. Está fuera del tiempo porque vale para hoy y vale para siempre, porque habla al hombre y a la mujer de ahora . . .. En la poesía de Tobal pesa tanto lo que se nombra como lo que se calla.” (Oeste Gallardo, enero 2000). Y sobre Grillos, María Ángeles Maeso señala: “. . . Los poemas de Grillos se ajustan a una noción de canto que se hace con las manos, como diría Valente. El poeta ha reclamado con fuerza la palabra corporal, de ahí que el trazo abstracto de su lenguaje no pierda emoción, y ha vuelto a mirar con humildad a los grillos. A los que ven un mundo que celebrar y un mundo que custodiar en la memoria. Persistir, dice la voz del poeta. Cantar y, al hacerlo, desvelar si acaso la nada soñadora. Bellos poemas para bajarle los humos, más que a la poesía, a los poetas. (Artes Hoy, mayo de 2005).